Mis Valores (4ª y última parte)

Captura de pantalla 2017-05-15 a la(s) 13.44.40.png

Sé que todos nosotros elegimos vivir valores diariamente que nos hacen únicos, especiales y que nos llevan a tener resultados de excelencia o resultados no deseados.

Algunos valores que viven mis papás son la generosidad, la bondad, la hospitalidad, entre muchos otros, además los que forjaron mi carácter como el compromiso, la responsabilidad, la puntualidad, y muchos más que vivo sin esfuerzo, estos también los voy a aclarar para fines de mis objetivos, quizá en otra ocasión los publique.

Te he compartido los valores a los que me quiero anclar, con la finalidad de alcanzar nuevos resultados en mi vida acordes a la persona que quiero ser ahora.

Durante esta aventura llamada coaching he dejado ir muchas creencias que me habían limitado para vivir en coherencia con mis valores, supongo que he hecho lo mejor que he podido todo el tiempo y he tenido algunos resultados de los que no estoy satisfecha.

l3q2xkbanZlsiPqIE.gif

Algunas de esas creencias limitantes que he indagado, y que he dejado ir son: “Algo malo va a pasar”, no podía confiar en Dios, ni en mi, ni en los demás y muchas situaciones me provocaban ansiedad y temor; “nunca tengo dinero y/o tiempo” justo así, vivía en carencia y estresada; “no soy lo suficientemente buena”, me preguntaba si lo que hacía o decía era lo correcto, buscaba leer más, estudiar mas, trabajar mas y no lo lograba; “equivocarse es malo”, vivía rígida e inflexible, en en mi zona de confort, sin ir a lo nuevo, además de disculparme con otros por nada; «La culpa es del otro (gobierno, clima, mi esposo, mi pasado, mis jefes y/o compañeros de trabajo, la situación del país, Dios)», no me responsabilizaba de mi, de mis pensamientos y acciones, el poder se lo entregaba a otros. Aún sigo indagando creencias, pensamientos e ideas que operan en mi que reconozco que no son funcionales para la vida de grandeza que quiero vivir.

Lo que me ayuda a darme cuenta cuáles son esas creencias que debo cuestionar y que están integrados en mí ser, son mis sentimientos. Es decir, si me siento incómoda, molesta, culpable, frustrada, con miedo…hay algo que debo reconocer y hacerme cien por ciento responsable de estas emociones y de las circunstancias que pueda estar viviendo. Para esto, he pedido ayuda a un Coach para aclararme.

Regresando a mis valores, te comparto los tres últimos que aclaré:

  1. Propósito-vocación
  • 26BRv0ThflsHCqDrG.gifSoy una bendición para el mundo.
  • Confío en mis dones y talentos únicos que reconozco y valoro poniéndolos al servicio de los demás.
  • Soy un vehículo y una conversación de transformación, amor, paz, abundancia y de infinitas posibilidades.
  • Soy una con éste momento, cada instante presente Dios me revela mi vocación y misión de Amor.
  • Vivo alineada al amor y a la abundancia, contribuyo con mi experiencia, conocimiento y vocación para que otros se alineen a su propósito.
  • Vivo apasionada y entusiasmada generando transformación y amor a mi alrededor.

 

  1. Prosperidad
  • Creo un mundo físico, espiritual, mental y social alineado a mis creencias y pensamientos de amor, abundancia e infinitas posibilidades.
  • Mi vocación y propósito es remunerado y me permite seguir evolucionando y prosperando.
  • Tengo una vida digna, plena y abundante.g3xeQPxe9HAWI.gif
  • Cada persona que entra en mi mundo enriquece mi vida reconozco la parte de mí que está en ellos y la parte de ellos que es mía.
  • Me elevo por encima de mis limitaciones, de mis techos de cristal, con la certeza de que todo es posible.
  • Todo lo bueno llega a mi vida.
  • Mi creatividad es ilimitada y encuentro maneras divertidas e ingeniosas de crear negocios próperos.
  • El dinero me llega y lo comparto, fluye constantemente y con facilidad.
  • Aprovecho y administro los recursos materiales, económicos y humanos que hay en mi vida para mi mayor bien, el de mi familia y la sociedad.
  • Puedo pagar y traer a mi vida todo lo que deseo y necesito.
  • Viajo constantemente a lugares cercanos y lejanos.

giphy.gif

 

  1. Orden

xTk9ZUVhb3pe9h0Aes

  • Mantengo mi casa, mi oficina y mis espacios físicos limpios y ordenados.
  • Tengo finanzas personales ordenadas.
  • Vendo, regalo o tiro con amor y agradecimiento lo que ya dejó de funcionar para mí.
  • En mi hogar y oficina, cada cosa tiene un lugar y cada lugar está perfectamente limpio y ordenado.
  • Mi vida fluye con facilidad y tranquilidad, hay orden y equilibrio en mi agenda, llego a tiempo a mis compromisos, cumplo mis objetivos y mis metas.
  • Honro mi palabra y me comprometo conmigo misma a ser productiva y dar balance a mi tiempo, dinero, espacios, relaciones y todo lo que me importa, todo está en orden.

El siguiente paso para terminar este ejercicio, es decir “SI” a la vida que deseo manifestar y a mis valores y “NO” a lo que me aleje de ellos. Por esta razón, pondré en mi agenda metas concretas que quiero lograr.

Para esto recurriré a la promesa, que es un acto lingüístico que  se utiliza en coaching para crear nuevas realidades, teniendo en mente una idea clara de lo que quiero manifestar, un cuándo, dónde y cómo… teniendo mis valores como guía.

Por ejemplo, me prometo a mí misma, escribir en mi blog mis experiencias o temas relacionados al coaching o al desarrollo humano una vez por semana, lo que deseo manifestar es que otros conozcan el poder de la transformación a través del Coaching y promover mi trabajo.

Los valores que vives y que te dan resultados de excelencia, pueden inspirarnos. Te invito a compartirlos.

Lourdes Buentello

Facilitadora del Proceso MMK y Coach de vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *