Mis propósitos para este año 2020

Aprendí que mi propósito es al que me debo cada instante sucediendo y si lo acepto sin juicios, resistencias, ni justificaciones me encuentro con Dios y surge de mi interior paz y entendimiento.

Mi propósito es elegir la aceptación total del momento como llegue, ya no quiero ser mejor, ni que mis situaciones sean mejores, de cualquier forma soy y hago lo mejor que puedo en cada oportunidad que se me presenta. Ya no me recrimino por mis resultados o por mis metidas de pata, bueno, a veces todavía… es la costumbre…en ocasiones me puedo reír de mi misma, es divertido dejarme de tomar tan en serio.

Ahora mi propósito es una elección de quien quiero ser y cómo quiero diseñar y planear mi año, elegí ser amor y abundancia, esa es la intención a la que me quiero anclar para hacer todo lo que hago, es el contenido que le está dando forma a mi vida, a mis relaciones, a mi planificación anual, mensual, semanal, de cada día y de cada instante.

Cada mañana quiero dejarme guiar por Dios, escucharlo más, en mis oraciones agradecer el amor y la abundancia que hay en mi vida, entregarle mis pensamientos, mis emociones y acciones, también todo eso que no comprendo y me roba la paz.

Mi intención es empezar a darme lo que quiero que otros me den, dejar de exigirle a los demás tiempo, atención, escucha, comprensión, compasión, empezar por ofrecerla a los demás y a mí misma. Disfrutar la compañía y a quienes son parte de mí, sin querer que sean diferentes, soltar el control y confiar en que cada uno tiene que vivir su propio proceso.  

Ya no quiero un mejor cuerpo, ya lo tengo, quiero agradecerlo y cuidarlo, honrarlo, amarlo y respetarlo, mantenerme sana y en forma. Decirme cosas lindas frente al espejo aceptando mi edad e imperfecciones, esas que son parte de mí y que me hacen única.

Quiero que mi trabajo sea una expresión del amor y la abundancia, saber que estoy eternamente sostenida y confiar que se me dirá lo que debo hacer para un bien mayor. Quiero anclarme y recordar mi propósito cuando el miedo o el desanimo se apoderen de mí; cuando los ingresos no sean suficientes o las cosas no me salgan como las imagine, cuando mis creencias limitantes me inviten a renunciar, dudar o a detenerme… quiero disfrutar de lo que hago, y recordar que la vida es un instante como para trabajar padeciendo o compitiendo.

Mi vida no es perfecta, es como debe ser y la tuya también…Deseo que este año que recién inicia  tus propósitos y los míos inunden de amor al mundo y que en lugar de iniciar la tercera guerra mundial iniciemos una revolución de amor, es nuestra responsabilidad y nuestro poder. Feliz año 2020!

Lourdes Buentello

Lourdes Buentello
Lourdes Buentello

Coach MMK de Desarrollo Humano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *