Lo que me frustra

Respira profundo y observa lo que te dices… no te juzgues; yo descubro que la frustración que surge en mí y en muchos de mis clientes proviene de muchas de estas ideas:

  • Querer que me valoren o aprueben.
  • Desear lo que no tengo o lo que otros tienen como edad, físico, títulos, relaciones, viajes, cosas materiales, profesión, estilo de vida.
  • Tener la ilusión de que seré feliz cuando tenga algo que aun no llega, el trabajo ideal, terminar la carrera, bajar de peso, casarme, tener hijos, o que los hijos crezcan y se independicen.
  • Sostener una forma de ser, una imagen que está en desacuerdo con los deseos de mi alma…complacer a otros, vestir de cierta manera, estudiar la carrera de moda, estar en un trabajo que no me llena, vivir una vida inauténtica, de apariencias.
  • Poner mi sentido de valía, mi fe y confianza en el trabajo, sueldo, profesión, las cosas materiales que tengo, las personas que conozco.
  • Creer en el esfuerzo, la lucha y el sacrificio.
  • Creer que soy víctima del pasado, de la situación política y económica del país, del jefe, del cónyuge, padres, hijos, de una enfermedad, etc.
  • Querer controlar lo que los otros dicen, piensan o hacen, o querer que reaccionen de cierta manera.
  • Pensar que el otro debería de saber lo que necesito o quiero, o no hacer peticiones claras por temor.

¿Qué más? y a ti ¿qué te provoca frustración?

Existe una manera diferente de vivir tu vida, te propongo que escuches lo que te dices y en esa escucha observa tus emociones, lo que sientes en tu cuerpo. Haz una pausa antes de reaccionar. Solo reconoce quién eres y cómo reaccionas con una idea o una creencia de cómo debería ser la realidad. Te invito a que hagas una pausa, respires y elijas estar en paz. Pregúntate ¿Cómo estaría hoy si dejo de creer en en el cuento que me he contado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *