¡Feliz presente, feliz eternidad!

Desconozco el nombre del autor…quizá eres tu o yo…

Aparentemente se está terminando un año y comenzando otro… aparentemente porque antes el año duraba 10 meses y empezaba en marzo, era el llamado año romano, después se instauró el año Numa con 365 días, pero fue Julio Cesar el que fijo la duración del año en 365 días y 6 horas. Fue él también quien decretó que el año comenzara en enero, y después fue el Papa Gregorio quien reorganizo el calendario en el que se basan la mayoría de los países del mundo. De enero a diciembre.

Otros países se basan en el calendario budista que empieza el 3 de febrero, los tibetanos comienzan el año el 18 de febrero y otros esperan hasta el 2 de abril, también existen el calendario chino, hebreo, hindú, japonés, musulmán, persa, maya, azteca y badí.

Por eso digo que aparentemente está terminando un año y comenzando otro. ¿Pero según que o según quién? Para fines de una organización cronológica de actividades funciona perfectamente, pero si lo miramos más detenidamente, vemos que es sólo un truco del ego que nos saca del instante presente. Nos lleva a hacer análisis, evaluaciones, revisiones de un tiempo pasado, el cual calificamos de “bueno” o “malo”, (dualismo), según la interpretación o significado, es decir, a los juicios que le demos a esas experiencias que traemos a nuestra mente, pero que en realidad no existen, porque son parte de un pasado que en el presente desaparece, simplemente se esfuma. Este truco del tiempo creado por el ego nos lleva también a pensar en los 365 días por venir. Automáticamente nuestra mente empieza a imaginar situaciones diferentes, ilusiones, expectativas, es decir nos deja atrapados en el sueño. Pasado y Futuro.

Pero en nuestro camino al despertar descubrimos que, en este instante presente, está la oportunidad para deshacer la creencia en el tiempo y que solo poner nuestra atención consciente en el ahora nos conecta con nuestro Ser y nos alinea con la Mente de Dios, en una sensación de paz ilimitada y eterna. Todo se va, se suelta, se deja ir, se liberan las creencias que nos limitan de conceptos como el tiempo. ¡Por eso aprovecho para desearles un feliz Presente, feliz eternidad, feliz des hacimiento, feliz despertar!!

“y el tiempo será como tú lo interpretes, pues, de por sí, no es nada” T-13.IV.9:7 UCDM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *