«En Primavera» del libro «Reflejos de mi Ser» de Delia Arjona

De repente, en un instante
aparecen los pájaros,
reunidos en pleno vuelo
y planeando muy bajo.

Revolotear de unas alas
de golondrinas de paso,
estas aves peregrinas
cubren las nubes de blanco.

Ya se percibe en el viento
el perfume de los nardos,
y en este celeste cielo
refulge el sol, deslumbrando.

Ella hace que los árboles
se recubran de esmeralda,
y de terciopelos rojos
los jardines de las casas.

Estos cambios que nos trae
la primavera añorada,
permiten que en mí florezca,
¡la esperanza marchitada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *