15 de septiembre

 

Hoy en México hay fiesta, es la “Ceremonia del Grito” del aniversario de nuestra independencia del régimen español y de recordar a los héroes que nos dieron patria y que lucharon para lograr la soberanía de nuestro país.

Me gusta celebrar el “Día de la Independencia” y todo lo que conlleva, vestir los trajes típicos, preparar y comer antojitos y comida deliciosa, ir a escuchar “el grito de Viva México” de la voz de nuestros gobernantes, la fiesta, los cuetes y las luces, la música y disfrutar el folclor mexicano, por tener un país libre y soberano. Me siento agradecida de ser parte de esta cultura y de vivir en éste maravilloso país. Experimento y se me enchina el cuero por vibrar a México en mi piel escuchando a Luis Miguel…

Hoy quiero hacer una reflexión de cómo he experimentado la libertad a lo largo de mi vida y que aunque he celebrado cada año éste día, en la realidad no me había percatado de cuan aprisionada había estado de mi misma, de mis creencias y de lo que era posible para mí. Había sido esclava de pensamientos de escasez, de pensar que había algo malo conmigo y de querer agradar a los demás, de sentirme culpable, de creer que no era lo suficientemente buena, de querer imponer mis ideas a los que amo limitando nuestras relaciones.

Tenía una fuerte urgencia de independizarme del drama y de la perfección y con el tiempo estoy logrando libertad interior, cada día disfruto más ser quien soy, puedo agradecer quien está en mi vida y reconocer que las circunstancias no me definen, que éstas están para mi aprendizaje y para trascenderlas.

Hoy celebro y me uno a la conmemoración del día de la independencia de mi querido México deseando que cada mexicano y ser humano logremos ser libres de lo que nos limita y recuperar la libertad de crear la vida que deseamos, recuperar la confianza y el amor y de ser libres de entregarla a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *